Sedatu entregó a damnificados casas con losas fisuradas, trabes expuestas y sin alumbrado

La dependencia construye casas para damnificados por los sismos en Chiapas de mala calidad y sin servicios, reporta la Auditoría Superior.

La Secretaría de Desarrollo Urbano cumplió la promesa de construir 38 viviendas en la comunidad de Arriaga Chiapas para los damnificados del huracán Bárbara, ocurrido en 2013, pero los inmuebles ni siquiera fueron habitados debido a su mala construcción: tienen las trabes expuestas, aplanados inconclusos, losas fisuradas, baños sin fijación a la pared y carecen de red de alcantarillado y alumbrado, entre otras deficiencias.

Además, se pagó un sobrecosto de 2 millones 933 mil pesos por el predio en el que se construyeron las casas. Mientras que el terreno llamado “Las Isabeles” tenía un valor de 107 mil pesos, la delegación estatal de la Sedatu erogó 3 millones 40 mil pesos. Lo cual constituye un daño al erario, según determinó la Auditoría Superior de la Federación. 

El proyecto de “Construcción de viviendas en la Pesquería La gloria, municipio de Arriaga en el estado de Chiapas”, que tuvo un presupuesto de 9 millones 245 mil pesos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), fue revisado en la auditoría 383-DE a petición de los habitantes de la comunidad, quienes denunciaron deficiencias en la construcción de las casas que les entregaron en diciembre de 2016 y consideraban que la zona en la que se hicieron las obras era de riesgo.

 

La desconfianza era tal que hasta mayo de 2017, de las 38 viviendas entregadas por la Sedatu, sólo 12 fueron ocupadas. Los damnificados afectados por el huracán prefirieron solventar sus necesidades de vivienda de cualquier forma antes que habitar esas casas.

 

La Auditoría acudió a la zona y al revisar el proceso de obra e inspeccionar físicamente las viviendas les dio la razón: “se comprobó la ejecución de trabajos de mala calidad, lo que confirma la falta de supervisión, vigilancia y control, no obstante que se pagó la totalidad del contrato adjudicado a una empresa de supervisión externa”.

Y efectivamente la zona de construcción era de riesgo debido a que el terreno donde se construyeron las viviendas “está constituido por arena de mar, material inestable y erosionable en presencia de agua”, según se lee en la auditoría que forma parte de la Cuenta Pública 2016.

 Casas inhabitables

Las casas, según comprobó la auditoría, tiene “instalaciones eléctricas e hidrosanitarias expuestas, aplanados inconclusos y de mala calidad, salitre en pisos, acero expuesto en trabes y castillos, falta de emboquillados en puertas y ventanas, muros y trabes desplomadas, losas de azotea fisuradas”.

Además, la Sedatu entregó las “viviendas sin tinacos, con lavabos en baños sin la fijación adecuada a la pared, sanitarios sin operar por la falta de conexión a la red de alcantarillado, con las puertas metálicas con desprendimiento de pintura, igual que en las paredes exteriores”.

Supuestamente, la dependencia pagó 445 mil pesos a una empresa para supervisara que la construcción cumplía con las especificaciones técnicas y ocuparan los materiales de buena calidad, pero no lo hizo y no fue sancionada por ello.

Personal de la delegación estatal de la Sedatu en Chiapas y de la Auditoría Superior de la Federación realizaron recorridos de verificación física entre el 1 y 3 de marzo y del 11 al 12 de mayo de 2017 entre para verificar las 53 acciones de introducción de servicios que se debían hacer después de los daños provocados por el huracán Bárbara.

Comprobaron todas las deficiencias en las casas entregadas por la dependencia “no cuentan con los servicios urbanos básicos, existen encharcamientos por lluvia y agua residual por las depresiones existentes en las áreas comunes; el terreno donde se construyeron las viviendas está constituido por arena de mar, material inestable y erosionable en presencia de agua; y no existe alumbrado público”.

Por tanto, la Auditoría pidió al Órgano Interno de Control en la Sedatu que investigue y, en su caso, inicie el procedimiento administrativo correspondiente “por los actos u omisiones de los servidores públicos que en su gestión omitieron supervisar, vigilar y controlar en los aspectos técnicos y de calidad las viviendas”.

También solicitó la promoción de responsabilidades debido al sobrecosto del terreno donde se construyeron las viviendas porque se trata de un daño al erario y ocurrido luego de que mediante un convenio de pago anticipado de tierras celebrado el 30 de marzo de 2015, la delegación de Sedatu en Chiapas autorizó el pago del terreno denominado “Las Isabeles” ubicado en el municipio de Arriaga, Chiapas, si quiera consignarse en escritura pública ni ante notario público, ni inscribirse debidamente en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio.

Aún así, la Sedatu erogó 3 millones 40 mil pesos por ese predio que antes había sido comprado en 9 de marzo de 2014 por el vendedor por 107 mil pesos, según consta en la escritura pública. Por tanto, la Auditoría solicitó a la dependencia que informe y justifique a través de documentos oficiales “que la compraventa se llevó a cabo sin vicios de consentimiento, dolo, error, mala fe o enriquecimiento ilegítimo que pudieran causar detrimento a alguna de las partes”.

La Auditoría también solicitó a la  Sedatu que realice las reparaciones pertinentes a las 38 casas para que los damnificados recuperen sus viviendas, a cuatro años de haberlas perdido en el huracán Bárbara.

 

 

Con información de AnimalPolítico 


Videos más vistos