Zuckerberg y grandes empresas de EE. UU. piden terminar con política de separación de familias inmigrantes

Las grandes empresas estadounidenses exhortaron este martes al gobierno de Donald Trump a poner fin "inmediatamente" a su política de separación de familias de inmigrantes ilegales, a la que consideran "cruel", en tanto que el director de Facebook anunció una donación en favor de la reunificación de padres y niños. 

"Business Roundtable insta a la administración a poner fin inmediatamente a la política de separación de menores acompañados por sus padres", escribió Chuck Robbins, gerente de la cartera de Inmigración de esa organización patronal.

"Esta práctica es cruel y contraria a los valores estadounidenses", agregó.

Según datos oficiales, la política de detención sistemática de inmigrantes ilegales en la frontera con México ha llevado a la separación de sus padres a dos mil 342 menores entre el 5 de mayo y el 9 de junio.

Jamie Dimon, CEO del mayor banco estadounidense, JPMorgan Chase, es el presidente de Business Roundtable, que agrupa a multinacionales como Caterpillar, Boeing, Walmart, General Motors, IBM, Johnson&Johnson o General Electric.

Las relaciones entre el lobby de los grandes empresarios y la Casa Blanca se han enfriado un poco últimamente, con diferencias sobre el libre comercio.

Los empresarios tomaron distancia después del decreto anti-inmigración y los dichos del presidente tras la violencia racista en Charlottesville (Virginia).

Business Roundtable también pide una ley para proteger a los "Dreamers".

Millonaria donación

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, y la directora de operaciones de la compañía, Sheryl Sandberg, han aportado fondos para una campaña destinada a reunir a los niños inmigrantes separados de sus padres en la frontera sur de EE. UU., recogen este martes medios locales.

Por el momento se desconoce la cantidad total que ambos han aportado.

La campaña de donación, impulsada por dos empleados de Facebook Charlotte y Dave Willner, está recaudando dinero para el Centro de Educación y Servicios Legales para Refugiados e Inmigrantes con sede en Texas.

El objetivo es asegurar que los menores tengan una representación legal ante los tribunales y financiar posibles fianzas de los padres arrestados para que esperen fuera de los centros de detención junto a sus hijos.

Hasta ahora, unas 130 mil personas han hecho aportaciones a la campaña.

Esa campaña se desarrolla en medio de una creciente tormenta sobre la política de "tolerancia cero" de la Administración del presidente de EE. UU., Donald Trump, que ha originado la separación de miles de niños de sus padres, que son encarcelados al cruzar el límite ilegalmente.

Con información de Prensa Libre 

 


Videos más vistos