Autoridades no asisten a encuentro con familias de víctimas de feminicidio

Familiares de víctimas de feminicidio fueron desairadas por autoridades de Centros de Justicia de la Mujer, fiscalías de feminicidios, comisiones de derechos humanos y centros de atención a víctimas de cada estado, a quienes invitaron para conocer las omisiones en la investigación de los casos.

En el teatro Carlos Pellicer en Xochimilco en la Ciudad de México, la tarde de este 20 de junio, se quedaron muchas butacas vacías. Estaban reservadas para las autoridades de los Centros de Justicia de la Mujer, las fiscalías de feminicidios, las Comisiones de Derechos Humanos y de los Centros de Atención a Víctimas (CEAV) de cada estado de la República. Pero solo llegaron representantes de CEAV nacional, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y de derechos humanos del municipio de Nezahualcóyotl, en el Estado de México.

Los que sí llegaron para llenar las butacas del teatro en el Primer Encuentro con Familiares de Víctimas y Huérfanos de Feminicidio fueron justo las madres, hermanas, hermanos, padres e hijos de 50 mujeres asesinadas en diversos estados de la República, que buscan justicia.

El objetivo de invitar a las autoridades a este encuentro era que los altos mandos vinieran y escucharan los casos de las familias, los errores y las omisiones de su personal en los procesos, porque tal vez ni siquiera sepan lo que está pasando. “Pero no vinieron”, dice Sandra Soto, familiar de víctima de feminicidio, quien junto con la geofísica María Salguero, creadora del Mapa de Feminicidios en México, organizó este encuentro.

También, agrega Soto, “queríamos que la CEAV le diera información de primera mano a las familias respecto a los protocolos que existen para llevar los casos, los derechos que tienen como víctimas, a dónde pueden acercarse para tener apoyo jurídico y de otro tipo, pero el representante de la Comisión no venía preparado para dar la charla ni traía materiales para compartir con los asistentes, así que tuvimos que cancelar su intervención”.

Para las familias reunidas en el encuentro esto más que un desaire es una negligencia más de entre todas las que encuentran a diario en su búsqueda de justicia. Ya reunidos, aprovecharon para conocerse físicamente, después de encontrarse y converger en la página de Facebook Los Machos Nos Matan, creada por Sandra Soto para lograr justicia en el feminicidio de su hermana, Serymar Soto. Aprovecharon también para abrazarse y para tomar el micrófono y contar los errores y omisiones en la investigación de los feminicidios de sus familiares, pero también sobre los riesgos y amenazas que viven a diario.

Lorena Gutiérrez, madre de Fatima Quintana, asesinada el 5 de febrero de 2015, cuando tenía 12 años de edad, contó que además de sufrir el feminicidio de su hija han tenido que huir de su hogar, en el Estado de México, porque las autoridades encarcelaron a dos de los responsables pero dejaron en libertad a un hombre que Lorena señala como el tercer homicida de su hija. Como la señora y su esposo han estado pidiendo que se detenga y encarcele a este tercer sujeto, han recibido amenazas por parte de la familia de él. “Nos han dicho que forma parte del crimen organizado, que es un sujeto peligroso, y como nos han amenazado, salimos de nuestra casa, de nuestro estado y estamos refugiados en una entidad del norte; incluso hemos tenido que pedir asilo a otro país”.

Juana Benitez –hermana de Guadalupe, asesinada el 6 de julio de 2017 por su esposo, quien está detenido pero aún espera de sentencia– cuenta en el encuentro que ella y su familia también han recibido amenazas. “Nos dicen que los que siguen son mis hijos y mis sobrinos, hijos de mi otro hermano. Ya hemos denunciado esto a las autoridades y nos dicen que en el Estado de México, donde nosotros vivimos, en Nicolás Romero, las amenazas no proceden. Y lo único que nosotros estamos haciendo es pedir justicia, de manera pacífica, para Lupita”.

En su turno al micrófono, Elvira Camacho, mamá de Ivón, asesinada en Oaxaca el 4 de agosto del 2013, denuncia que a cinco años del feminicidio de su hija, el presunto responsable sigue prófugo. “Él era su novio y es el responsable, pero como es hijo de funcionarios del Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca, lo están encubriendo. A mí solo me dan largas. Solo me dicen que están trabajando en la investigación. Ya se han ejecutado órdenes de aprensión de otros casos y el mío qué, ¿acaso no importa? ¿O están encubriendo al feminicida?

También llega al encuentro Consuelo Salas, madre de Victoria Pamela, asesinada en Ciudad de México el 3 de septiembre de 2017. La madre cuenta que el presunto responsable continúa prófugo y que incluso ha solicitado un amparo. “Estamos pugnando para que el caso lo atraiga la Procuraduría de la Ciudad de México, porque en la fiscalía no hay avances y nosotros queremos justicia para mi hija”.

Esa misma exigencia se escucha una y otra vez en el Teatro Carlos Pellicer, en Xochimilco, incluso cuando las familias se reúnen en el patio del lugar, fuera ya de los micrófonos, y se abrazan y platican y se prometen que habrá otro encuentro, que empezarán a articular acciones en colectivo porque solas no las escuchan, pero acompañadas quizá logren alzar su voz y encontrar justicia.

Con información de Animal Político 


Videos más vistos