Los aranceles de México a EU no presionan a Trump

Los empresarios mexicanos dicen que no ven el efecto que esperaban con la imposición de cuotas a productos estadounidenses

Los aranceles que el gobierno mexicano ha aplicado a productos de Estados Unidos este año, sólo han dejado productos más caros para los mexicanos, y no han cumplido el objetivo de generar presiones para que el gobierno estadounidense a cargo de Donald Trump quite el castigo arancelario al acero mexicano.

"Esperábamos que los aranceles que México aplicó a EU, en represalia al castigo arancelario al acero mexicano, afectaran las exportaciones de productores (de estados) republicanos para que ellos mismos presionaran al congreso y gobierno estadounidenses para quitar el arancel al acero de México, pero no ha sido así", dijo Fernando Ruiz, director del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (COMCE).

El primero de junio, Estados Unidos aplicó aranceles al acero mexicano y canadiense, en vista de que no se llegó a un acuerdo en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); en represalia México aplicó aranceles a productos estadounidenses como arándanos, manzanas, carne de puerco y whisky.

“No hemos visto que las importaciones de manzanas provenientes de Estados Unidos hayan disminuido en el mercado mexicano, pero sí mayores precios. Tampoco se ha visto que EU haya dejado de importar acero mexicano, sigue comprándolo a México, pero a precios más elevados”, explicó el ejecutivo.

Considerando que la aplicación de aranceles de Estados Unidos es vista como una medida de presión hacia México y Canadá en la negociación del TLCAN , se espera que los aranceles entre estas naciones continúen hasta que termine ese proceso.

“Vemos como un riesgo la investigación que se está haciendo para aplicar aranceles a los autos que Estados Unidos importa del mundo, y que los pueda aplicar a México, mientras no se llegue a un acuerdo para el TLCAN”, explicó en conferencia de prensa.

Un acuerdo en el TLCAN para este año se observa difícil, porque aún las propuestas controversiales, como incrementar las reglas de origen en el sector automotriz, siguen atoradas y no se observa flexibilidad de ningún socio comercial.

Además se aproxima un evento político que puede contaminar este proceso, pues en noviembre habrá elecciones intermedias en Estados Unidos.

Recientemente, el actual equipo negociador mexicano y miembros del equipo de la próxima administración, han señalado que esperan llegar a un acuerdo este año. Se prevé que en la reunión entre el secretario de Estado de Estados Unidos, Michael Pompeo y el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, se hable de acelerar la renegociación.

“Veo difícil llegar a un acuerdo este año, pensamos que es un buen deseo, pero lo veo complicado”, advirtió Ruiz.

 

Con información de Excélsior 


Videos más vistos