Luka Modric, el niño que se forjó entre balas y campos de refugiados

El jugador del Real Madrid y finalista del Mundial de Rusia 2018 vivió en carne propia la guerra croata de independencia

Uno de los protagonistas de la Final del Mundial de Rusia 2018 se forjó entre balas y campos de refugiados.

Se trata del croata Luka Modric, quien vivió en carne propia la guerra croata de independencia, en su natal Zadar, de la entonces Yugoslavia.

Con apenas 6 años, en 1991, comenzó una vida errante, luego que él y su padre Stipe fueron testigos del asesinato del abuelo del futbolista por parte de los rebeldes serbios.

Antes de la guerra, cuando vivía en casa de su abuelo; Modric cruzaba al menos 5 kilómetros para reunirse con otros niños para jugar a la pelota, pero si no encontraba a nadie, se quedaba horas haciendo malabares.

Tras el asesinato de su abuelo, Luka, junto a su papá y su mamá comenzaron a vivir en diversos lugares; a veces en hoteles, otras en campos de refugiados, durante el conflicto bélico para la independencia croata, que tardó 4 años.

En uno de los hoteles fue donde Modric comenzó a jugar futbol. Al principio más como una distracción de sus padres hacia él para que soportara el ambiente hostil en el que vivían.

Fue ahí donde los empleados del hotel notaron el talento del niño Modric, por lo que decidieron hablarle al club NK Zadar, que quedó maravillado por lo que este niño de 6 años hacía con el balón.

 “Sólo tenía 6 años y esos eran momentos verdaderamente difíciles. Los recuerdo muy bien, pero no es algo en lo que quieres pensar”, comentó Modric en una entrevista en la que se atrevió a hablar del tema, en 2008.

“La guerra me hizo más fuerte. No quisiera tener eso en mí para siempre, pero tampoco quiero olvidarlo”.
De hecho, según testigos, cuentan que al pequeño Modric se le notaba siempre triste tras la tragedia familiar.

Poco después llegó el Dínamo de Zagreb, uno de los clubes más grandes de Croacia, quien apostó por el mediocampista, a quien muchas veces despreciaban por su baja estatura.

El resto de su historia es conocida. Pasó al Tottenham Hotspur de la Premier League inglesa antes de terminar en el Real Madrid, donde se ha hecho un futbolista más maduro y puntal de la Selección de Croacia que disputará la Final del Mundial de Rusia 2018.

 

 

Con información de La Opinión.

 


Videos más vistos