Por problemas de salud en las mamas, aumenta el nacimiento de bebés prematuros en el IMSS

En 2017, de los más 425 mil nacimientos casi el 10 por ciento ocurrieron antes de las 37 semanas de gestación.

De los 425 mil 516 nacimientos que se registraron durante 2017 en los hospitales y clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en todo el país, 41 mil 664 fueron de bebés prematuros, es decir el 9.8 por ciento nacieron antes de las 37 semanas de gestación.  

La titular de la División de Neonatología del Hospital de Ginecología y Obstetricia del IMSS en Jalisco, Aída Patricia Martínez de Gante, detalló que los nacimientos prematuros son un fenómeno cada vez más frecuente no sólo en México, sino en el mundo. Las tasas de nacimientos prematuros a nivel internacional que reporta la Organización Mundial de la Salud (OMS) van del 5 al 18 por ciento, agregó. 

La especialista explicó que la prematurez puede ser ocasionada por diversas condiciones en la salud de la madre, como padecer diabetes, hipertensión, problemas renales, infecciones de vías urinarias u obesidad; también puede estar asociada al uso de técnicas de reproducción asistida o a embarazos en los extremos de la vida, es decir, madres muy jóvenes o en edades avanzadas.  

Para ayudar a madurar los órganos de los recién nacidos prematuros, el IMSS cuenta con 63 Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN), donde se atiende a las mujeres con mayores factores de riesgo que puedan ser propensas a tener un parto adelantado. El Hospital de Ginecología y Obstetricia en Jalisco cuenta con una de las unidades más grandes del país con el equipo de alta tecnología y el personal capacitado para la atención de estos bebés. 

La doctora Aída Martínez señaló que en la UCIN de Jalisco se reciben bebés en estado muy crítico debido a la inmadurez de todos sus órganos, los cuales son atendidos dependiendo de sus condiciones, requiriendo de soporte ventilatorio en la mayoría de los casos, por lo que son conectados a un respirador. 

La encargada de la División de Neonatología señaló que el 100 por ciento de los niños que pasan a la UCIN están en estado crítico y todos los días se presentan casos de éxito. Señaló que se reciben niños desde la semana 24 de gestación, hasta prematuros tardíos de 32 a 37 semanas. Un grupo de estos pacientes pueden tener algún tipo de malformación congénita, generalmente del tubo digestivo, del sistema nervioso central o cardiopatías, agregó. 

En la medida en que ha aumentado la incidencia de bebés prematuros, refirió la especialista, se han adecuado estrategias de atención, de manera que la esperanza de sobrevida para los bebés que nacen a partir de las 26 semanas de gestación (seis meses) es del 70 por ciento, mientras que para los bebés de 32 semanas (ocho meses) la sobrevida es de más del 90 por ciento. La mayoría de los niños prematuros nace durante este último periodo de tiempo. 

Para la atención integral de estos pacientes se han implementado en el hospital estrategias como la clínica de retinopatía del prematuro, programa de prematuros con proyección a la comunidad, programa mamá canguro y lactancia materna, dijo.  

Por su parte, el jefe de Medicina Materno Fetal e Imagenología del mismo hospital, Juan Manuel Enciso Meraz, señaló que las futuras madres deben llevar un seguimiento puntual de su embarazo e informar al médico si presentan algunos de los factores de riesgo. Incluso es recomendable buscar asesoría mientras se planifica un bebé, dijo. 

Respecto a los tratamientos con los que cuenta el nosocomio, explicó que hay diversos métodos para confirmar el diagnóstico y utilizar medicamento que beneficie la salud del bebé antes de nacer, por ejemplo la aplicación de progesterona para prolongar la duración del embarazo, de esteroides para disminuir el riesgo de problemas respiratorios y de sulfatos para proteger el tejido cerebral.


Videos más vistos