Descentralización desincentivará al sector inmobiliario de CDMX

Algunas ciudades destino no cuentan con la suficiente infraestructura: Realty World México.

La iniciativa del próximo gobierno federal de descentralizar dependencias dejará vacantes cientos de edificios en la capital del país y moverá a 2.7 millones de burócratas a las otras entidades federativas, indicó Javier Tapia, director ejecutivo de Previsión Legal, en el reporte de Monitor Inmobiliario de Realty World México.

“En la Ciudad de México trabajan 2.7 millones de burócratas en el gobierno federal, cuyos ingresos suman 5% del Producto Interno Bruto de esta demarcación y su gasto familiar representa 39 por ciento. En el 2016 estos burócratas trabajaron en 3,366 edificios en arrendamiento y son los principales usuarios de oficinas en renta de la ciudad”, mencionó.

Lo anterior, explicó, significa que habrá exceso de oferta de espacios de oficinas; por lo tanto, de vivienda en la capital, ocasionando distorsiones a la baja en los valores de los inmuebles.

“Habrá un impacto económico tipo efecto dominó, pues además del impacto directo en el sector inmobiliario, los millones de burócratas consumen diariamente bienes y servicios de grandes y pequeñas empresas, en grandes y pequeños restaurantes y en grandes y pequeños negocios. Si se van, sencillamente dejarán de consumir. Probablemente, los grandes negocios soporten y se replanteen, pero a los pequeños les impactará fuertemente”, indicó el director ejecutivo.

En el caso de las ciudades destino de la descentralización, Javier Tapia señaló que llegarán de pronto (o paulatinamente) miles de personas buscando vivienda y servicios y demandando infraestructura, la cual, agregó, no está lista ni disponible y no se puede construir en un año ni en dos.

“Y ante el exceso de demanda, los precios aumentan. Los precios aumentarán entonces para los que llegaron, que probablemente no lo sientan, pero también aumentarán para los pobladores actuales, que no tendrán el poder adquisitivo para enfrentar la escalada. En resumen, la Ciudad de México sufrirá en materia de arrendamiento y en las ciudades destino probablemente habrá escaladas en los precios e incluso especulación inmobiliaria”, expuso.

Por su parte, Sergio Resendez, gerente regional del norte de México en Colliers International, dijo que la descentralización va a abrir un hueco en materia inmobiliaria en la Ciudad de México, porque eventualmente le va a dejar un espacio disponible en edificios.

Sin embargo, opinó que es un tema de demanda y oferta y los precios en la capital estaban acelerando. Consideró que es probable que este proceso le lleve al gobierno todo el sexenio. Hay algunas dependencias, explicó, que tienen que llevar un cambio gradual.

“Por ejemplo, la Secretaría de Economía no puede decidir: un día cierro y me voy a Monterrey. Tendría que desconcentrarse por áreas”, advirtió.

Además, se tienen contratos de arrendamiento que se deben cumplir, aunque pueden estar sujetos a renegociaciones y hay cláusulas de escape con penalizaciones, “es parte del costo en el que se deberá incurrir, en temas de infraestructura, mobiliario, documentación, seguridad”, enfatizó.

 

Percepción

A su vez, Jorge Paredes Guerra, presidente de Realty World México, comentó que hay una percepción de parte de inversionistas de que este proceso de descentralización será paulatino.

“En el caso de Nuevo León, vendría la Secretaría de Economía; son 2,984 servidores públicos, a lo mejor llegarían a Monterrey un poco menos, porque siempre hay necesidad de mantener algo de las oficinas en la Ciudad de México”, sostuvo.

Estimó que en la entidad hay oferta de vivienda disponible para recibir alrededor de 2,000 empleados y también hay una sobreoferta de oficinas en el mercado de Monterrey.

En opinión de Paredes Guerra, en lo que se evalúa la logística y la disponibilidad de recursos físicos en las entidades de destino, se va a ir el primer año de gobierno y será difícil concretar la descentralización en este periodo, ya que “tradicionalmente está desamparado el presupuesto en el primer año de gobierno y se tardan en tomar decisiones, además de que la economía crece poco”.

No obstante, la política del gobierno impulsará las economías locales, como ocurrió en Aguascalientes cuando se descentralizó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía en 1985.


Videos más vistos