La indignante historia de alguien que buscaba saber si su sobrino estaba en el tráiler-fosa-morgue

Las familias de desaparecidos están dispuestas a sufrir tratos inhumanos para hallar respuestas, destacó Alejandro Puerto, un hombre que buscó a su sobrino entre los cientos de cadáveres que pasearon en tráilers durante años en Jalisco

Alejandro Puerto, usuario de Twitter, buscó a su sobrino entre los cuerpos que fueron almacenados en tráilers en Jalisco. Esperó durante ocho horas en el Servicio Médico Forense estatal y decidió compartir lo que vivió al lado de decenas de madres.

El hombre destacó las formas en las que los casos se guardan. No hay ningún control, dijo. Además, lamentó que a las autoridades les faltan recursos y credibilidad.

“Lo que más dolió de todo lo que experimentamos hoy en el Instituto Forense, fue darnos cuenta de lo mucho que la gente está dispuesta a soportar un trato indigno e inhumano con tal de encontrar a sus familiares”, escribió Puerto.

Este diario reproduce los puntos que compartió Alejandro:

1) “Poca credibilidad del servicio de búsqueda, pues está la realizan prestadoras de servicio social y no personal forense. Peor aún, no cuentan con una base de datos accesibles: la búsqueda se realiza en carpetas de archivo que contienen las fichas de control de los NN.

2) “El estado en el que guardan estas carpetas es totalmente inapropiado. Las conservan apiladas en una silla y las servidoras sociales que realizan la búsqueda se las turnan, es decir, no existe un archivo para realizar búsquedas simultáneas.

3) “Aunque el esfuerzo de las servidoras sociales es muy afectuoso, la logística es muy limitada: sólo atienden de a dos familiares por turno. Mi ficha era la 55 y ahora que voy saliendo hay 30 números más y la gente no para de llegar.

4) “Las deficiencias llegan a un grado de desesperación infinito. A pesar de que estuve esperando 8 horas, mi cita duró menos de 10 minutos pues por la tarde ¡sólo revisan los archivos del 2018! Por lo que me aconsejaron volver en una semana a las 9 am para que no haya tanta gente.

5) “Es mentira que exista ficha de control de todos los cuerpos encontrados en los tráiler. Si así fuera, ¿por qué tendrían que pedirnos regresar en una semana si se supone que estos cuerpos son del 2015 al 2017?

6) “El edificio del Semefo se encuentra en el abandono y sin recursos tecnológicos. Mientras estaba esperando vi cómo les instalaban el internet y les proveían de máquinas apresuradamente.

7) “A pesar de todo, me siento tranquilo del trato humano que nos dieron las prestadoras de servicio social y algunos doctores. Sin embargo, quiero dejar constancia del gran teatro que Aristóteles Sandoval y la Fiscalía de Jalisco están montando para eludir su responsabilidad.

8) “También para dejarle saber a Roberto López que todo esto es lo que no bajó a ver en la visita que hizo hoy al Semefo; no sólo rehuyó, escondiéndose, a las familias que ahí sufrían, sino también a la realidad que está acabando con Jalisco”.

Alejandro Puerto destacó que el Gobernador Aristóteles Sandoval tiene una responsabilidad política en lo que pasa. Indicó que el priista debería otorgar facilidad a las familias para hallar a sus desaparecidos y que debería haber un trato digno.

“No sólo son las cajas de los trailer, a cuadras de distancia se puede distinguir el olor a carne putrefacta que emana del edificio del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses. No se vale”, señaló.

La información se compartió desde la cuenta de Twitter @ea_puerto.

Ciudades como Acapulco, Chilpancingo, Iguala, Xalapa, Alvarado y Tijuana han recurrido a la adquisición de tráileres especiales para almacenar cuerpos sin identificar que ya no caben en las instalaciones de los Servicios Médicos Forenses.

La mayor cantidad de cámaras frigoríficas se concentra en Guerrero. A la fecha, en el estado cuentan con 10 cámaras, con una capacidad para almacenar 900 cadáveres. Sin embargo, las autoridades han negado que exista saturación en sus instalaciones.

Un reporte del diario Milenio señaló hoy que Iguala se encontraría al 45 por ciento de su capacidad; Chilpancingo al 70 por ciento, y Acapulco al 90 por ciento, pese a contar con cinco sitios especiales para almacenar cuerpos.


Videos más vistos