Secuestrada y asesinada Marbella Ibarra, pionera del fútbol femenino de México

Una de las principales promotoras del deporte para las mujeres fue encontrada muerta en Tijuana después de estar desaparecida más de un mes

La principal precursora del fútbol femenino de México, Marbella Ibarra(Acapulco, 1972), fue encontrada sin vida en la localidad de Rosarito, al norte del país. Su cuerpo fue hallado envuelto en plástico con las manos y los pies amarrados. Mar, como la llamaban de cariño, había estado desaparecida desde el 19 de septiembre, según ha informado su familia a EL PAÍS hasta que fue hallada el lunes.

La Fiscalía del Estado de Baja California, una de las entidades más violentas del país, ha informado que el rostro, el cuello y piernas de Ibarra tenían marcas de golpes. Los agentes la encontraron cubierta por una manta. Las autoridades señalaron que esperarán a los resultados de la necropsia para saber la causa de su muerte. 

Por las canchas, a Mar se le veía con su eterno pantalón beige, su cabello corto y unos lentes oscuros. No dejaba de presumir su chaqueta roja de las Xolas, el equipo que ella fundó en la ciudad fronteriza de Tijuana, el primero en tomarse en serio el fútbol femenino. "Ve a las chamacas, están felices de tener un lugar para jugar", repetía cada vez que podía desde las gradas. Antes de que los partidos de mujeres se vieran por televisión, ella los transmitía y narraba desde su cuenta en Facebook.

Ibarra no fue futbolista profesional, sino una abogada que trabajó en las oficinas del Ministerio Público de Tijuana. Su tiempo libre, sin embargo, olía a pasto sintético y a los sudores de los entrenamientos en una de las ciudades más violentas del mundo. La muerte de Ibarra aún es una incógnita. La Fiscalía descarta que su homicidio esté relacionado con su profesión. 

La modernidad del fútbol femenino de México nació de un salón de belleza. Ibarra fundó un equipo de mujeres gracias a que su negocio de cosméticos le permitió financiarlo. Lo nombró Isamar. La emprendedora amante de los deportes veía en Estados Unidos el gran impulso que tenía el fútbol  para las mujeres y se dispuso a hacer una revolución.

En 2014 se presentó en la oficina de Ignacio Palou, director deportivo de Xolos de Tijuana, de la Primera División masculina y propiedad del polémico empresario Jorge Hank Rhon. Mar le presentó un proyecto para crear el primer club femenino en México. Ella aportaría el talento de sus chicas. Palou aceptó y, dos días después, se llevó a cabo el primer entrenamiento. A falta de rivales, las Xolas jugaban en competencias de Estados Unidos. Ibarra insistió en que era hora de formar una Liga femenil. Fue hasta 2017 cuando eso sucedió. Los demás equipos ficharon a las chicas que había formado Ibarra.

"Los dueños van a ver el ingreso del fútbol femenino. Y créeme que va a crecer y van a despertar al elefante blanco que tienen dormido", sentenció Ibarra en una entrevista con este diario en 2017. "Su locura era el fútbol, tenía su asociación, FutFemSinFronteras", cuenta su hermana, Mabel Ibarra. Una de sus últimas ideas fue apoyar a niñas que quisieran ser profesionales pero que no tenían dinero para ir a los reclutamientos, además de enfrentar el machismo que las rodeaba. Mar pasó de fundadora a directora deportiva, cargo en el que estuvo hasta marzo de 2017. 

 

Con información de El País.


Videos más vistos