Mujeres de CDMX podrán estar acompañadas por alguien de confianza durante parto o cesárea

El congreso capitalino aprobó por unanimidad reformas a la Ley de Salud en materia de maternidad, además del acompañamiento se castigará el maltrato y la atención negligente.

El Congreso de Ciudad de México aprobó por unanimidad el dictamen que reforma a la Ley de Salud en materia de salud materna-infantil, con el cual todas las mujeres podrán estar acompañadas por una persona de su confianza y elección, durante el trabajo de parto, parto y post parto, incluido el procedimiento de cesárea.

El dictamen, presentado por las comisiones de Salud y de Igualdad de Género, también tiene la finalidad de inhibir de manera sustancial el maltrato y manejo negligente por parte de los prestadores de servicio de salud.

Por otro lado, cambia el concepto de posparto por puerperio y establece que todas las instituciones de salud públicas y privadas en Ciudad de México deberán tomar medidas de higiene y seguridad necesarias.

En general, el dictamen tiene la finalidad de que la atención médica para las mujeres sea digna y respetuosa en el embarazo y parto. Con estas nuevas disposiciones el Congreso capitalino busca tener un nuevo modelo de atención con enfoque de derechos humanos.

Tras la aprobación, la diputada de Morena, Paula Soto Maldonado, integrante de las comisiones de Salud y de Igualdad de Género, precisó que el objetivo del dictamen consiste en modificar la fracción XI del Artículo 49 para promover acciones que beneficien la atención de la salud materno-infantil y que se consideren obligatorias.

Soto Maldonado mencionó que también hay una adición al artículo 50, fracciones V y VI, para que se realicen acciones informativas para las mujeres embarazadas, acerca del nuevo derecho a ir acompañadas en instituciones de salud públicas y privadas.

Paula Soto puntualizó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) refiere que todas las mujeres tienen derecho a recibir el más alto nivel de cuidado en salud, mismo que incluye el derecho a una atención digna y respetuosa en el embarazo, sin violencia ni discriminación, ya que al sufrir trato irrespetuoso, ofensivo y negligente durante esta etapa se amenazan los derechos a la vida, la salud y la integridad física de las mujeres.

El pasado lunes la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHDF) destacó que las mujeres embarazadas tienen derecho a una atención humanizada durante la gestación, el parto o el postparto, así como a disfrutar del más alto nivel posible de salud física, mental y social. 

Indicó que también tienen derecho a recibir atención de calidad y calidez; a ser tratadas sin discriminación alguna y estar libres de violencia física, psicológica o institucional, ya que nadie puede agredirlas o negarles atención médica.

Detalló que tienen derecho a recibir información objetiva, veraz y oportuna de forma clara y completa sobre los procedimientos clínicos que les realizarán y sus consecuencias a corto y largo plazo; en cuanto a la privacidad, nadie puede exponerlas frente a otras personas ni exhibir información personal sin autorización.

De acuerdo con cifras del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), en México, durante 2017, más de mil mujeres al día fueron violentadas durante el embarazo, el parto o posparto, y cada día murieron dos mujeres por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto. 


Videos más vistos