Telesites y American Tower, ¿aliados para las redes de 5G en México?

American Tower y Telesites buscan su lugar en la cadena de valor que generarán las redes de 5G y también intentan empatarse con los planes del Instituto Federal de Telecomunicaciones en cuanto a disponibilidad de espectro radioeléctrico para servicios de quinta generación.

American Tower y Telesites construyen radiobases y esas infraestructuras las rentan para las antenas de los operadores de telefonía celular/fija o Internet. Telcel, AT&T, Movistar, Altán Redes, Megacable, Totalplay y otros más son sus clientes y también lo son de competidores como Mexico Tower Partners, Centennial o Torrecom.

Los llamados torreros o towercos tradicionalmente han venido construyendo radiobases con alturas de hasta 45 metros en terrenos amplios y básicamente para cumplir con las necesidades de los operadores de llevar sus servicios lo más lejos posible sobre el territorio mexicano con tecnologías de comunicación como GSM, 3G e incluso 4G.

Pero reportes de las mismas compañías indican que ya han empezado a incursionar con notoriedad en otros nichos como la instalación de torres en azoteas, las llamadas rooftops, y éstas ahora se encuentran más cerca unas de otras en las ciudades, donde los consumidores demandan mayor capacidad de ancho de banda para enviar y recibir datos.

Esta es la avanzada natural para empresas que ya advierten una demanda adicional de infraestructura entre fibra óptica, antenas y radiobases, así como la disponibilidad de diversas bandas radioeléctricas que necesitarán tecnologías como las redes de comunicación 5G para combinarse con soluciones de Internet de las cosas (IoT) o de Inteligencia Artificial (AI) y para cumplir así con sus promesas de mejorar la calidad de vida de las personas en distintas actividades diarias.

Telesites escribe en un reporte a bolsa que sus torres sobre terrenos, conocidas en el sector como greenfield, todavía son mayoría en su stock y pueden acomodar hasta tres clientes, salvo en aquellas radiobases de 45 metros donde caben cinco de ellos. Pero expone que ha comenzado a apostar por las torres tipo rooftops, porque se puede acomodar allí infraestructura adicional; lo que supone mayor oportunidad de negocio para esa compañía: “Las torres rooftops pueden acomodar más clientes mediante la instalación de mástiles adicionales”, dice Telesites; aunque en su reporte previo de sus operaciones para todo 2018 no detalla del todo el número de estas torres dentro de sus 15,996 radiobases en operación al cierre de año.

American Tower, en cambio, informa a sus clientes interesados que ya ha desplegado 1,600 “oportunidades en azoteas” listas para ser aprovechadas por los operadores en servicios de valor agregado.

Los pasos de American Tower y Telesites, así como de otros de sus competidores, son el ejemplo de que los towercos buscan su lugar en la cadena de valor que generarán las redes de 5G y también intentan empatarse con los planes del Instituto Federal de Telecomunicaciones en cuanto a disponibilidad de espectro radioeléctrico para servicios de quinta generación (5G).

Así, por ejemplo, las empresas del rubro comienzan a desplegar rooftops, en tanto el regulador mantenga sus intenciones de que licitará primero las bandas de 3.4 GHz y de 600 MHz, que un principio mejorarán la capacidad y la cobertura de los servicios de telecomunicaciones en una zona determinada de territorio, y posteriormente irá con las subastas de las bandas milimétricas, aquellas sobre los 24 GHz, que mejorarán todavía más los servicios en construcciones particulares y que serán para los towercos y fabricantes de antenas como Huawei y fibra óptica como Furukawa Electric, otra oportunidad de negocio.

“Es fundamental el trabajo que puedan hacer Telesites o American Tower, porque colocar torres y antenas de distinta índole en ciudades principales como la CDMX y aquellas que van dentro de las construcciones, son las que van a tener en un futuro mayores aplicaciones, porque las bandas altas de frecuencias que se van a estar asignando en 24-26-28 GHz van a requerir de estaciones bases cada diez-veinte metros y dentro de un centro comercial, por ejemplo, son un gran número de estaciones base que tendrían que colocarse para ofrecer el servicio. Pero esas celdas sólo serán ofrecidas en localidades específicas como un estadio de futbol o una fábrica y hacer ese despliegue es una oportunidad de negocio muy grande para ellos, porque todos los operadores van a requerir usar esas celdas y torres para poder vender sus servicios”, explica el gerente de proyectos regulatorios de Artifex Consulting, Gerardo Mantilla.

La lógica de los torreros debe estar en construir rooftops para atender la necesidad de espacios que los operadores necesitarán para explotar las bandas de 3.4 GHz y de 600 MHz, y también de remanentes de 2.5 GHz y de 1.7/2.1 GHz (AWS) que saldrán a concurso este mismo año.

La firma de análisis TowerXchange que da seguimiento a la industria de los towercos en todo el mundo escribió en un informe que cada operador necesitará de entre 600 y 1,000 sitios nuevos cada año en los que pueda colocar antenas y desahogar así el creciente tráfico de sus usuarios: “El aumento del consumo de datos está impulsando un requisito de capacidad adicional (…) La Ciudad de México y Monterrey presionarán la necesidad de densificación de los sitios celulares  y las azoteas y las mini torres jugarán un papel cada vez más importante en la planificación de las redes”, dice TowerXchange en un informe.

Lo que hacen Telesites y American Tower también es un aviso de que buscan su lugar en el ecosistema digital de 5G, uno que requerirá mayor disponibilidad de infraestructura, pero que igualmente ofrecerá posibilidades de hacer dinero en telecomunicaciones, coinciden analistas.

“Para 5G se necesita hasta diez veces más fibra óptica, radiobases y antenas, es decir, infraestructura. Si no la tienen, no habrá 5G. Entonces, la oportunidad se encuentra en el despliegue de infraestructura”, dice Jorge Fernando Negrete, de Digital Policy & Law (DPL).

“Esto es un tema de transformación digital, pues las cuantiosas inversiones en tecnología 5G no podrán ser amortizadas únicamente con la venta de smartphones y planes de suscripción. Esas inversiones sólo podrán pagarlas las empresas con el uso de las nuevas tecnologías de la cuarta revolución industrial, como el Internet de las cosas, telemedicina y aplicaciones similares. Hace sentido entonces que Telesites o American Tower busquen, a través de esas infraestructuras, capacidad para hacer funcionar todas estas tecnologías y un nuevo ecosistema digital”, acompaña Néstor Altuve, consultor en temas digitales.

La industria de towercos es otro negocio dentro de las telecomunicaciones más allá de los operadores con los que tiene contacto directo el consumidor. En México, Telesites es el primer jugador del rubro, con cerca de 16,000 torres y seguidamente se encuentra American Tower, con casi 10,000 radiobases.

Pese a estas cifras de sólo dos towercos, el país mantiene un déficit de aproximadamente 53,000 radiobases y la infraestructura existente cubre solamente de manera eficiente cerca del 40% de la demanda real, según diversas estimaciones de consultoras, y todavía existen regiones del país a donde es necesario llevar por primera vez un servicio básico de telecomunicación como telefonía inalámbrica, en principio con la instalación de una radiobase.

“Por eso, si lo saben aprovechar, Telesites, American Tower y otros competidores, pueden obtener en el corto plazo una buena parte de ese mercado (5G) y cumplir otras metas y por eso, definitivamente, ya están previendo las inversiones para hacer ese tipo de despliegues”, plantea Gerardo Mantilla, de Artifex Consulting.


Videos más vistos