Gloriosos adioses; la tarde del Arquitecto

Es un reencuentro formidable, la Gloriosa Escuadra de Reporteros, le rinde los honores a José Luis Infante "Chacual"

Las palabras eran sobradas, no las hubo, ni había, el mítico José Luis Infante "Chacualito", convocó a sus amigos a una gloriosa despedida.

El sol quiso ser de los testigos de ese juego, derrotó a las nubes grisáceas y a los últimos fríos invernales, para estar ahí también. Como muchas veces lo estuvo en otros encuentros.

En dos bandos fraternales, la Gloriosa Escuadra de Reporteros demostraron su poderío de gol, con un marcador de 5 a 2.

José Luis Infante "Chacualito", era el arquitecto, es un glorioso juego en su honor. Es el futbolista mítico, desde la media presionaba a la defensa enemiga, su pegada a fondo, enviaba a los balones ávidos de redes.

Era su juego técnico, inteligente, repleto de astucia y hambre de gol, una característica de la Gloriosa.

Seguro está orgulloso, en el juego que organizan sus amigos y compañeros, es su hijo Demián "Demi", uno de los que se cubren de gloria con dos perfectos goles que contribuyen al triunfo del equipo A.

Porque la Gloriosa Escuadra de Reporteros, da para eso, para un equipo A y B. Es mucho talento.

El arquitecto, el formador, el guía, no pudo estar decepcionado de esa tarde de goles, cada uno más potente que el anterior, más ejemplar, más inteligente.  Esa tarde es completamente suya.

Sus amigos son varios, reúne al encuentro al legendario capitán Azdrúval Vélez, al combativo "Güero" Azcanio; al esforzado e incomparable Miguel "Miguelillo"; a la sabiduría de juego de Manuel Vázquez.

La profundidad de campo caracteriza a Alex "Alexillo", brinca al campo Francisco "Paquillo" Álvarez. Iván "Monchis" Rodríguez, nunca deseó que su equipo perdiera, es el ánimo que un glorioso siempre tiene por el triunfo. 

También acude a desplegar fama Salvador "Chavita" Hernández; la singularidad de Facundo Castillo y su dominio de balón; están las aguerridas porterías de Juan Carlos "Poky" y de Alberto Martínez, M1.

Es su sangre, la que invita a jugar, la que hace tarde de juego fútbol, con Alberto y Eduardo, los que propulsan el triunfo hacia su equipo, con tres goles, divertidos, inteligentes, son de jugada, como sin duda, los quería "Chacualito".

David Medrano es un glorioso, le pertenece, lo ha ganado. Esforzado, combativo, único. Es el comprometido futbolista que inauguró la tarde de goles, venció al equipo rival con una arquitectura perfecta formada con "Güero" Azcanio.

El arrojo, la precisión, hacer goles, como siempre disfrutó "Chacualito", hicieron una tarde maravillosa, tan profunda, asequible para aquellos que ven en las tardes gélidas, matemática, cartografía, gol.

La Gloriosa vence, mutua y fraternal, es un formidable marcador que le da gusto al arquitecto, al cartógrafo, a Pirlo Glorioso, a José Luis Infante.

No hubo ninguna tarde más gloriosa, era lo que se esperaba, el equipo de reporteros, vence al tiempo y al clima, es de ellos. Es el mundo el que pertenece a los osados.


Videos más vistos