Cristiano Ronaldo, mejor jugador de 2016

El portugués es elegido también en el once de la FIFA junto a sus compañeros Modric, Marcelo, Sergio Ramos y Kroos, derrota a Messi y a Griezmann. Ranieri, mejor entrenador

Estaba Zúrich de blanco. La nieve caída en las semanas anteriores cubría los laterales de las pistas de aterrizaje, los andenes de los trenes y se amontonaba en las aceras de las calles. Sin sol, con charcos, a la una de la tarde ya había luz de atardecer. Un poco más tarde llegó el Madrid, en un avión fletado por la FIFA. Los jugadores nominados esperaron el comienzo de la gala en el Kameha Grand Hotel, a un kilómetro de los estudios en los que la FIFA ha decidido montar este año la gala. Lejos del centro y muy cerca del aeropuerto, en un polígono industrial rodeado de grúas de color rojo.

Era un ir y venir de gente en el hall del hotel. La conversación principal: la ausencia de los jugadores del Barcelona. Los focos se trasladaron a las 18.30 a los Estudios TPC. Allí estaban Zidane (sentado entre su mujer y Ferguson) y Cristiano Ronaldo (acompañado por su novia). También Fernando Santos, Claudio Ranieri y Antoine Griezmann. La mayoría de los jugadores llegó acompañado por sus parejas e hijos; el de Marcelo se entretuvo un buen rato a rematar balones antes de ajustarse la pajarita.

Faltaba Messi. Ningún jugador del Barcelona acudió a la gala (estaban invitados el argentino, Iniesta, Piqué y Luis Suárez), según el club para “priorizar la preparación del partido del miércoles con el Athletic”. Ayer por la noche los de Luis Enrique empataron contra el Villarreal y perdieron el segundo puesto en la clasificación en favor del Sevilla: de los últimos 11 partidos disputado, solo han ganado cinco. La decisión, consensuada entre todo según dijo Mestre, el vicepresidente deportivo, no ha tenido que ver con que Messi no ganara el galardón.

Otro aire sopla en el Real Madrid, acompañado ayer por Florentino Pérez. “Tengo tantas cosas que decir que me bloqueado. Estoy muy feliz, quiero dar las gracias a mis compañeros, entrenadores [Zidane y Santos] a todos los que me apoyan y están conmigo siempre, en los momentos buenos y malos. Fue el mejor año de mi carrera, había dudas, pero el trofeo demuestra que sigo trabajando bien. Ha sido un año magnífico, nunca me olvidaré de él. Los premios hablan por si mismos”, dijo Cristiano Ronaldo al recoger el premio. Es el último premio de 2016 que levanta el portugués. El sábado pasado en el Bernabéu enseño a la afición el cuarto de Balón de Oro. Pocas semanas antes, en el Mundialito, fue elegido mejor jugador del torneo (marcó un triplete en la final contra el Kashima). “Las estadísticas no engañan. A veces la gente habla demasiado…”, dijo.

Un mes antes renovó con el club blanco hasta 2021 y firmó un contrato vitalicio con una marca de ropa deportiva. Lo hizo dos meses después de conseguir la Supercopa de Europa (no la jugó ya que se estaba recuperando de un esguince de ligamento de la rodilla) y tres después de llorar a lágrima viva en Francia. Portugal se proclamó campeón de Europa por primera vez en su historia. Y el fútbol fue algo cruel con su capitán que se retiró lesionado y sufrió desde el banquillo. No tuvo apenas vacaciones entre la final de San Siro y la Eurocopa.

En Milán Cristiano levantó otro trofeo, la Champions, su segunda orejona con la camiseta del Madrid. Fue el que tiró el último penalti de la tanda. “El fútbol no tiene memoria, el Madrid sí”, dijo meses después cuando firmó la renovación con el club y estaba bajo la mirada de todos por no estar en su mejor nivel. Había perdido velocidad, gol, presencia. “Se puede tener un bajón, pero Cristiano volverá a dar la cara. Pronto veréis al Cristiano de siempre”, prometió. Y lo cumplió en el Calderón marcando un triplete.

“Sólo coincidí con él unos meses, suficientes para ver su carácter y personalidad. Aparte del cuerpo de atleta que tiene que le permitiría hacer cualquier tipo de deporte y sobresalir, tiene una mentalidad ganadora que suma y que es fundamental para el Madrid. En eso y en pedir la pelota en los momentos más complicados, me recuerda a Figo. También tenía una personalidad arrolladora”, comentó Michel Salgado, misma melena que cuando jugaba, moreno y en manga corta. Por la mañana jugó una pachanga junto a otras leyendas invitadas por la FIFA (Seedorf, Cafú, Abidal, Roberto Carlos y Desailly entre otros) y por la tarde atendió a los medios en una mesa redonda.

Igual que Roberto Carlos se mostró sorprendido por la ausencia de los jugadores del Barcelona. “Creo que tendrían que estar en este tipo de actos”, decían los dos. “Quitarle cuatro Balones de Oro a Messi no es fácil”, abundaba Salgado. “Me quito el sombrero con lo que hace en cada partido. Desde que dejó el Manchester para ir al Madrid, Cristiano ha empezado a volar muy alto. Los campeones nunca quieren dejar de hacerlo, ni bajar el nivel, y él es un campeón. Tiene ganas de mejorarse, de sorprender, primero a sí mismo, quizás sin Messi no habría mantenido ese nivel de competitividad”, dijo Seedorf, excentrocampista del Madrid con el que ganó una Champions. “Espero que en el futuro puedan explotar otros talentos en el fútbol, como Hazard, Griezmann y Neymar”, añadió.

Es curioso, el año más sufrido –la lesión, la recuperación y el lento regreso- para Cristiano ha sido el que él mismo ha definido como “el mejor” e “inolvidable”. "Un año de ensueño, estoy feliz y orgulloso", reiteró de nuevo esta tarde en Zúrich. Su posición en el campo se acerca cada vez más al área y cada vez más busca convertirse en un rematador puro ya que con la edad ha perdido la rapidez y la zancada de antaño. Y, sin embargo, 55 son los tantos que ha anotado en 2016: 42 con el Madrid y 13 con la selección portuguesa.

Ranieri, mejor técnico: "Gracias a los dioses del fútbol"

"Era mucho más fácil jugar que entrenar. Juntar tantas cabecitas y ponerlas en un campo de juego era muy difícil. Jugar al fútbol, en cambio, para mí, era como caminar y dormir", dijo Maradona que entregó el premio a mejor técnico. Ganó Claudio Ranieri, que obró el milagro con el Leicester. El equipo inglés nunca había ganado una Premier. Fue el triunfo de lo imposible, la victoria del fútbol modesto. Una victoria conseguida, según el propio Ranieri, a base de correr, como Forrest Gump.

"Es una tarde fantástica, estoy loco por estar aquí rodeado de leyendas. Quiero darle las gracias a mi familia y a mis jugadores, sin ellos es complicado que un entrenador gane algo. Lo que pasó el año pasado en Inglaterra, fue extraño, hay que darle las gracias a los Dios del fútbol. Decía Dani Alves antes que parece que ahora, pasados los 30, un jugador está acabado porque no puede dar más... Yo tengo 65 años, y acabo de empezar en esto", dijo el técnico italiano entre las carcajadas del público.

Cinco madridistas y cuatro barcelonistas en el once de la FIFA

Cristiano también fue votado para el once de la FIFA. Junto a él, otros cuatro madridistas. Los votos de los aficionados eligieron a Neuer de portero; a una línea defensiva formada por Dani Alves, Sergio Ramos, Piqué, y Marcelo; una medular formada por Modric, Kroos e Iniesta (que agradeció a los aficionados y a la FIFA a través de un vídeo-mensaje) y una línea de tres arriba formada por Messi, Luis Suárez y Cristiano Ronaldo. La fiel hinchada del Borussia Dortmund y del Liverpool se llevó al galardón a la mejor afición.

La americana Carli Lloyd se llevó el premio a mejor jugadora. Subió a recogerlo (de la mano de Gabriel Batistuta) con cara de sorprendida. Derrotó a la brasileña Marta y a la alemana Melanie Behringer. Silvia Neid, entrenadora de la selección alemana de fútbol femenino se impuso a Jillian Ellis y Pia Sundhage. No se olvidó la FIFA de la tragedia del Chapecoense y recordó a las víctimas en un emotivo vídeo. Los jugadores del club brasileño iban a viajar a Medellín para disputar la ida de la final de la Copa Sudamericana contra el Atlético Nacional. Nunca la jugaron porque el avión se estrelló antes de aterrizar. Sobrevivieron tres jugadores, un periodista, una azafata y un técnico de vuelo. El Atlético proclamó campeón al Chapecoense y la FIFA ayer entregó al club colombiano el premio Fair Play. "Hicimos lo que teníamos que hacer, reconocer a un rival que no tuvo la oportunidad de hacerlo", dijo Juan Carlos de la Cuesta, presidente del Atlético Nacional.

Faiz Subri (29 años), de la liga malasia, no se lo creía cuando Ronaldo Nazario abrió el sobre y pronunció su nombre. Los aficionados eligieron su tanto como el mejor del año. Se quedó tan mudo que apenas pudo leer el discurso que tenía preparado.


Videos más vistos