Acuerdos en el Congreso para beneficio del gobierno estatal ¿a poco?

Lo que más llamó la atención de este inicio de semana, fue el coraje que desenfundó el diputado José Luis Romero Calzada “Tekmol” en medio de una manifestación, en donde vociferó unas cuantas artimañas que se desenvuelven en el Congreso del Estado para beneficio nada más y nada menos, que del Gobierno estatal.

Lo que más llamó la atención de este inicio de semana, fue el coraje que desenfundó el diputado José Luis Romero Calzada “Tekmol” en medio de una manifestación, en donde vociferó unas cuantas artimañas que se desenvuelven en el Congreso del Estado para beneficio nada más y nada menos, que del Gobierno estatal.

En palabras textuales del legislador, expresó lo siguiente: “Yo invitaría a mis compañeros a que ya no acepten que los maiceen, si no son puercos, a mí me intentaron maicear, o condicionar en acuerdos, esto para que tu gobernador no salga afectado”.

No es que este tipo de actividades sean de extrañeza para el escritor de esta columna, pues son obvias las actitudes que se perciben entre los legisladores, y es que unos cuantos echan a perder lo que otros pocos pueden alcanzar a tejer ahí dentro. 

Las declaraciones de Tekmol desmienten un secreto a voces: la aprobación a modo de la Ley de Ingresos del Gobierno del Estado, a la que los legisladores no le pusieron ni un pero  y que aunque una y otra vez el gobernador Juan Manuel Carreras y, no se diga del Secretario de Finanzas, José Luis Ugalde Montes defendieron de que no había ningún acuerdo, como señalaban en ese tiempo Oscar Vera -otro diputado figura- quien dijo votar a favor porque “estaba distraído” pese a que tiempo antes juró a capa y espada que no lo haría.

Lo que le ocurrió ayer al bien portado e indiscutible orador, José Luis Romero, fue no pensar –como suele- lo que iba a decir, le ganó el coraje y sacó a flote uno de los muchos acuerdos que seguramente ya se debieron discutir ahí dentro.

Son palabras simples que parecen salir de una persona enojada, pero que sin duda, son una decepción para los ciudadanos, mismos que llevaron a las curules a los legisladores, pues mientras les dan un voto de confianza para velar por su bienestar, al parecer a ellos sólo les preocupa ser bien “maiceados” por los altos mandos, para tener una mejor tajada. ¿Qué sorpresa? Pues no, es una obviedad que sólo fue dicha por uno de los integrantes.                        


Videos más vistos